Pan = Balance, Energía, Protección y Prevención

Por: Lcda. Giselle E. Carazo
Nutricionista y Dietista

¿Puede un alimento ser aliado de la salud? Usted lo verá.

Balance

Partiendo de la premisa de que la salud implica balance debe saber que aproximadamente la mitad del total de las calorías que se consumen cada día deben provenir de los carbohidratos. De modo que si ha escuchado que para perder peso debe eliminar los carbohidratos de su dieta entonces ya sabe que esto además de ser una falacia es una practica que no permite el balance adecuado en su dieta y puede ser peligroso por demás. Un consumo adecuado de estos contribuye a estabilizar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, lo que se asocia a mayor función cerebral entre otros. El pan además nos provee importantes vitaminas del complejo B, nos ayuda a evitar los molestos y en ocasiones frecuentes síntomas de hipoglucemia.

De hecho las personas diabéticas deben ser muy cuidadosas en lograr un balance adecuado en su dieta. Por tanto, es de prioridad al planificar las comidas o seleccionar alimentos, alcanzar los requisitos de carbohidratos, entiéndase incluir alimentos como el pan, granos y cereales en las comidas y meriendas junto con alimentos de otros grupos como carnes, vegetales, frutas y leche. Incluir los carbohidratos en cantidades adecuadas es vital para el control de la diabetes.

Por cierto hablando de balance, debe saber que consumir pocos carbohidratos (como el pan), produce un aumento en la ingesta de grasas y proteínas.

Los carbohidratos son fundamentales para una dieta balanceada y deben consumirse prácticamente en todas las comidas del día.

Energía

Los carbohidratos que te brinda el pan son esenciales para fortalecer tus músculos y darte energía.

La evidencia científica apunta a la integración de los carbohidratos, el pan, destacando siempre en la pirámide alimentaria la necesidad que tiene el organismo de recibir más de la mitad de la energía de cada día de los carbohidratos.

El pan a su vez contiene vitaminas del Complejo B para ayudar a disponer de esa energía. Pero si piensa que el hecho de que el pan le aporte energía, significa que es alto en calorías, le sorprenderá saber que una rebanada de pan puede proveer un promedio de 70 a 80 calorías, lo que puede comparar a una manzana, un guineo ó 6 onzas de jugo, mientras que una porción de un postre puede tener entre 500 a 800 calorías en los más elaborados.

Por otro lado, para su exigente y acelerado estilo de vida, el pan es un importante alimento que le suple la energía necesaria para realizar las actividades de cada día.

Protección

Cuando buscamos un alimento que sea un buen aliado para proteger su organismo, su peso y su corazón, podemos mencionar el pan.

Resulta que el pan es un alimento nutritivo, que además de ser adecuado en calorías, es bajo o libre de colesterol, es bajo en grasa, libre de grasas trans y en adición es moderado en sodio, contiene vitaminas y minerales, proteína y a tono con las recomendaciones de buscar las características antes mencionadas en los alimentos a consumir debemos aumentar nuestro consumo de fibra y el pan también aporta esta. Teniendo el pan integral un contenido aún mayor.

Y hablando de protección, si usted opta por una dieta mayormente vegetariana, sepa que si el pan se come con otros alimentos como legumbres o lácteos se consigue proteína tan completa como la de la carne, el pescado o los huevos.

Prevención

Hacer una buena selección de los alimentos que comemos cada día nos puede ayudar a prevenir enfermedades y problemas de salud.

El pan aporta ácido fólico, una vitamina del complejo B que ayuda a prevenir defectos de nacimiento en el infante.

El ácido fólico contribuye a reducir los niveles de homocisteína en la sangre, lo que contribuye a una mejor salud cardiovascular.

A su vez la fibra que se encuentra en el pan integral representa excelentes beneficios a la salud. La fibra puede reducir el riesgo de cáncer colorectal, regular el colesterol en sangre, reduciendo los niveles de colesterol malo. La fibra retarda la entrada de glucosa en la corriente sanguínea, lo que es altamente beneficioso para personas diabéticas. Una dieta rica en fibra contribuye a reducir desórdenes intestinales como el cáncer de colon, diverticulitis y estreñimiento entre otros. La fibra también es beneficiosa para las personas que padecen de cálculos biliares u obesidad.

De modo que el pan es un excelente alimento, muy a tono con sus metas de lograr un balance en su dieta, tener más energía y lograr más protección y disfrutar de una vida más plena.